Historia

La Residencia fue fundada por las Congregaciones Marianas en la década de los años 50 para atender a señoras necesitadas por su situación de soledad.

Primero ocupó una planta en un edificio situado en la calle Reina Mercedes de Madrid. Unos años más tarde y debido a la demanda de plazas, se trasladó a la calle Doctor Esquerdo.

En la década de los 90, la Residencia se trasladó a un edificio de nueva planta en la calle Áncora de Madrid, construido expresamente para la atención de las personas mayores y dotadas de todos los estándares de calidad donde la combinación de profesionalidad, tecnología y cariño posibilite una agradable convivencia y un bienestar a todos los niveles.

Desde el año 2009, la Residencia, al igual que las otras obras de las Congregaciones Marianas, pasan a formar parte de la Fundación P.A. de las CC.MM., La Inmaculada y San José, dependiente de la Archidiócesis de Madrid.